A tus pies, querida amiga

Estándar
A tus pies, querida amiga

Esta mañana nos hemos despertado con una noticia muy amarga, la amiga y compañera María José Moros había muerto de madrugada. Al enterarme sentí una profunda tristeza y la certeza de que habíamos perdido a una de las mejores. En lo que a mí respecta, ha sido una lección de vida. No he conocido jamás a nadie que retara a la muerte con tanto valor, viviendo por encima de todas las cosas, compartiendo las miserias de su enfermedad con tanta naturalidad y sentido del humor, que leer entre líneas sus bromas era la mejor manera de enterarte de la gravedad de su situación. A tus pies, querida amiga. Lee el resto de esta entrada

ANTE ESTA ENCRUCIJADA POLÍTICA

Estándar
ANTE ESTA ENCRUCIJADA POLÍTICA

En la vida, la mayor parte de las veces, a la hora de tomar decisiones tenemos que elegir una opción sabiendo que entre las que se nos presentan no hay ninguna perfecta. Lo más normal es que cuando llegamos a esas encrucijadas, o bien queremos ir por todos los caminos que se tenemos por delante, o todo lo contrario, nos encantaría quedarnos en el cruce para siempre, porque en cualquiera de los senderos que se abren ante nosotros vemos peligros inminentes. En cualquiera de los dos casos, atrasamos la decisión cuanto podemos, aun a sabiendas de que llegará el día en el que tengamos que elegir. Lee el resto de esta entrada

La alternativa es una Europa con corazón

Estándar
La alternativa es una Europa con corazón

Mi padre, un hombre sabio, siempre decía sobre su generación: “Hemos trabajado para nuestros padres, lo hacemos para nuestros hijos y tendremos que trabajar para nuestros nietos”. En casa, del sueldo de un obrero y de las filigranas de la Ministra de economía, que era mi madre, las dos hijas y los dos hijos de mis padres pudimos completar una carrera universitaria. Cada vez que salía el siguiente a cursar estudios superiores, mi madre se echaba las manos a la cabeza y mi padre la tranquilizaba diciendo: “No te preocupes, Antonia, esto se arregla con una hora extraordinaria más”. Lee el resto de esta entrada

Cada cual en su sitio

Estándar
Cada cual en su sitio

Impresionante el nivelito de los envites al gobierno local durante todo el fin de semana. Pareciera que hubieran estado maquinando durante todas sus vacaciones. No pienso dar pábulo a la retahíla de noticias absurdas de los medios afines a los intereses de las gentes del PP. Todas ellas por separado, juntas o revueltas son un batiburrillo que retrata lo que han sido estos tres meses, a saber: de la petición de prórroga al berrinche, y de ahí a la amargura de verse fuera de juego, de sentir como una tras otra se iban descubriendo las piezas de los “fantásticos” proyectos que tenían en marcha para la segunda parte de un gobierno que ya daban por hecho, sin embargo los cordobeses y cordobesas decidimos parar a tiempo no entregándoselo de nuevo a la derecha. Cosas de la democracia y de la sensatez generalizada de las personas que habitamos en esta ciudad.

Lo último es el despropósito de intentar justificar el robo a Córdoba en los Presupuestos Generales del Estado (PGE). El desatino no puede ser mayor, el PP se enmienda a sí mismo y resta a Córdoba 3 millones en inversiones tras haber lanzado públicamente el proyecto de los PGE. ¡Qué cosas!, no deja de ser una clara demostración de lo mucho que les importa el destino de esta ciudad cuando no les sirve para mayor gloria.

Lee el resto de esta entrada

Optimizando recursos, remunicipalizando servicios

Estándar
Optimizando recursos, remunicipalizando servicios

La relación entre la intensidad de operaciones de marketing que se realizan para vender un producto, suele ser inversamente proporcional a la eficacia y eficiencia del mismo. Esa es la sensación que tuvimos al llegar a la Delegación de Infraestructuras en relación a las herramientas que gestionaban aquello que nos vendió el Gobierno extinto del PP: “un sistema de reparaciones en 72 horas” para todas aquellas incidencias que los vecinos y las vecinas detectaran en esta ciudad.

La idea es seductora, cómo negar que es preciso mejorar la atención a las demandas ciudadanas, sabiendo que ese debe ser uno de los principios que rija las decisiones de una Delegación como la de Infraestructuras, al fin y al cabo es la que mantiene  los parques y jardines, los edificios, los acerados, los firmes  o  el alumbrado público de la ciudad. La cuestión es siempre recurrente: ¿Cómo hacerlo?, ¿A cualquier precio?, ¿Con qué medios contamos para responder a las expectativas? Lee el resto de esta entrada

La reina trianera. Al cielo con ella

Estándar

susana1El día de la coronación de Susana Díaz de mano de su padre político, una buena amiga me calcó su personalidad. Ella la había sufrido (digo bien) en las Juventudes Socialistas y la definió con estos atributos: es una persona ambiciosa en el peor sentido de la palabra, sibilina, no le duelen prendas si hay que pisar cabezas y está marcada con el hierro de quien no ha hecho otra cosa en su vida que medrar en política. Lee el resto de esta entrada

Entre amigas, hablando de ciclos vitales

Estándar
Entre amigas, hablando de ciclos vitales

Algunas de nosotras tenemos un referente en la vida que nos acompaña siempre, el mío se ha ido construyendo a lo largo de muchos años y he descansado cuando lo he sentido mutar hacia algo eterno. Muchas veces he tenido la sensación de poder reproducirlo con más gente, pero debe ser que el resultado precisa de algo más que de buenas intenciones. Lee el resto de esta entrada

¿Y LA MAGIA?

Estándar
¿Y LA MAGIA?

Volvíamos después de pasar las vacaciones navideñas en Barcelona, los Reyes venían siempre a mi pueblo. Recuerdo la ilusión del día anterior; recuerdo poner la paja para los camellos, los polvorones y un puro (mi padre era lo único que fumaba); recuerdo levantarme la primera para ir al salón a ver si habían pasado de largo, en cuanto veía los paquetillos iba a avisar a mis hermana y a mis dos hermanos, los mayores se levantaban renqueando, el pequeño daba un brinco y se venía corriendo a los pies del belén, allí estaban los regalos con nuestros nombres. Hasta que no estábamos todos no se podía abrir nada. Recuerdo también la sonrisa de mi padre cuando yo le contaba que se lo habían comido todo, que se habían fumado hasta el puro, y yo me hacía cruces porque en mi pequeña mente racional no me cabía que les hubiera dado tiempo a tanto sin que nos enteráramos ninguno, era imposible, pensaba yo, teniendo en cuenta el sueño tan ligero que tenía mi madre, pero todo se arreglaba con un: son magos. Y ciertamente era así, mi padre y mi madre construían magia y nos procuraban algunos caprichos que sólo ellos saben lo que les costaba conseguir, yo sigo agradeciéndoles profundamente aquel esfuerzo. Lee el resto de esta entrada

Mi deseo

Estándar
Mi deseo

Este año ha sido una verdadera montaña rusa. Ha estado lleno de amigos y amigas nuevas y de otros que dejaron de serlo. Se presentó con cierta inestabilidad laboral y se va con algunas certezas en el trabajo. En el plano político me he sentido tan comprometida y tan a gusto a veces, como defraudada y entristecida otras. Han llegado tantas noticias buenas como malas, algunas brutales a las que finalmente les hemos podido dar la vuelta. Pero a la postre aquí estamos mi gente y yo finalizando los 365 días del 2014.

Del 2015 tengo ya apalabrada alguna parte, a ver si al menos consigo mantener alguno de los nortes sin dispersarme mucho. Mi deseo para este año es que sea el comienzo de algo nuevo que nazca fuerte y con arraigo, algo construido colectivamente que no sea ni para mi ni para ti, sino que pueda ser por fin para todas nosotras.

En Nochebuena

Estándar
En Nochebuena

Tal día como hoy, hace ya muchos años, nos amontonábamos en casa de mi tía Pura y de mi tío Vicente en Cerdanyola. Salíamos de Santa Eufemia para pasar las navidades con la familia de mi padre y la de mi madre, que tiempo atrás habían migrado de León y de Burgos a Barcelona.

La mía es una ralea de gentes que han ido intentando buscar un sitio mejor en el que criar a sus hijos e hijas. La generación de mis padres fue la de la superación pasito a pasito, la del ahorro en lo pequeño y lo grande, entonces se recuperaba, se reutilizaba y se militaba con el decrecimiento como principio básico de supervivencia.

Un día se perdió pie y algunas personas pensaron que estaba todo el “pescao” vendido. Ahora, a esta generación mía, nos toca bregar con la tristeza de haber consentido que nuestras hijas e hijos hereden un mundo que a cada rato es peor. Yo me debato entre la inmensa tristeza de que andemos entretenidas en un quítame allá esas pajas mientras los malos ganan la partida y la alegría de tener fuerza y gente cerca con la que seguir luchando.

Esta noche y mañana brindaremos en casa por todo lo que nos enseñaron las personas de nuestra vida que ya nos faltan y por lo que seguimos aprendiendo con la que tenemos al lado, por todos vosotros y todas vosotras, CHIN, CHIN.